Archivo de la etiqueta: Buenas Noticias

Buenas noticias: mañana y después de mañana

Ayer leía el recuento noticioso del 2011 en un rotativo nacional. Son de esos suplementos extensos y llenos de muchas fotografías con los hechos “más relevantes de cada año”. Catástrofes naturales, la muerte de algún personaje histórico, crisis y eventos similares. Son incómodos para leer y muy largos.

Este citaba en su titular algo así como: el peor de los años (al referirse al 2011).

Falacias dije. ¿Cuándo tendremos un “buen año”? Me pregunté un poco más insistente. ¿Cuándo, ah?

Es que, en la última década no he visto titulares tan alentadores para nuestro porvenir. ¿Por qué?

Acaso, no hay razones válidas o reales para vaticinar un mejor mañana. O es que, ¿estamos tan jodidos? (frase de mi bisabuelo, cuando me contaba sus historias del siglo pasado).

Trato de ser incrédulo ante lo que los medios nos venden hoy en día. Soy de los que gusta examinar todo y retener lo bueno. Voy por la esencia del hecho, en busca de aprender la lección de lo acontecido y sondeo distintos escenarios.

El panorama 2012 pinta a que la crisis mundial se agudizará, oriente medio sufrirá más guerras, el precio del crudo se elevará por encima de las nubes incluso, los alimentos encarecerán (aún más) y la bolsa de valores se desplomará de nuevo.

En México, recién advierten del peligro de que haya una “generación perdida” entre los jóvenes, debido a la crisis económica que viven.

Pero, puedo decir sin caer en fantasías que nuestra percepción del mañana o nuestra visión de vida podrían convertirse en una profecía dependiendo de lo que creamos (o en quien pongamos nuestra confianza). Genéticamente somos lo que pensamos. Y esto, incluye una cuota de fe.

Porque cual es su pensamiento en su corazón, tal es él. (Proverbios 23:7)

 

 

 

Etiquetado , , , ,